Conocerte

Conocerte fue un fuego
que incendió mi corazón;
de las sombras donde estaba
ya no queda nada.
Dio a luz esta zamba
la mañana en que te amé,
se abrió en mis entrañas
un sol que no apagaré.

Una chispa volcó en llamas;
tu mirada en mí estalla...
versos que hasta ahora nunca escribí,
sueños que me llevan a un mundo sin fin.

La luna enamorada
vio al lucero tras el sol,
de lejos lo celaba
a su inalcanzable amor.
¡Qué suerte la nuestra!
Estar juntos es realidad,
por los caminos
que nos funden en el mar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario